Diario de la perplejidad (I)

55ea28a2c4618873788b4607

 1. “Austria y Alemania abren sus fronteras a los refugiados”.

Ha sido la imagen del fin de semana. Miles personas atravesando las fronteras de Austria y Alemania. La emoción y la euforia de los recién llegados -después de un dramático periplo de varios meses- mezclada con los aplausos y la acogida de algunos ciudadanos que esperaban a los refugiados en las fronteras. Por fin, Europa ofreciendo una mínima imagen de humanidad. Tras meses discutiendo sobre las medidas a adoptar, mientras miles de personas perecían y son extorsionadas a manos de las mafias, una pequeña puerta de esperanza se abría en Europa. Una alegría que ha durado poco. Ayer mismo el gobierno austríaco instaba a cerrar la frontera, por miedo a un efecto llamada. 

Por fortuna, los tiempos han cambiado. Ante el inmovilismo de los estados, han aparecido iniciativas y voces que quieren superar este estatismo indolente. La idea de las ciudades-refugio -encabezada por Barcelona- se extiende como una mancha de aceite por todo el Estado. Miles de ciudadanos han expresado su voluntad de acoger en sus casas a familias refugiadas. El Papa Francisco también ha hecho un llamamiento a que cada parroquia haga lo propio. Es el latido de un mundo que quiere recuperar el sentido de ser humano frente a otro mundo, el de los Estados, el de la “Europa fortaleza”, que languidece entre la realpolitik y el pánico.  Leer más “Diario de la perplejidad (I)”

Anuncios