Hegemonía cultural de sofá

Que-es-la-falacia-de-los-servi_54369320793_53699622600_601_341 Desde hace años es habitual ver al economista Xavier Sala-i-Martín como economista de cabecera de algunos programas de TV3. Más allá de divergir ideológicamente, no tengo nada en contra de Sala-i-Martín, al que hay que reconocer gran capacidad pedagógica para divulgar la economía como él la entiende y por ser académicamente un prolífico autor. Ahora bien, el problema es que programas como ‘Divendres’ (TV3) han acabado erigiendo a Sala-i-Martín como una figura ideológicamente neutra a la hora de explicar los diferentes problemas y soluciones económicas (vídeo). En lugar de presentarlo como una opción entre tantas de interpretar la realidad económica, y donde podrían caber muchísimos otros economistas de ideología opuesta, Sala-i-Martín se ha convertido en una enciclopedia económica, supuestamente vacía de valores y de ideología, teniendo respuestas de “sentido común” para todo lo que se le pregunta.

Este hecho sutil, que se cuela por nuestra realidad diaria, en el sofá de casa, ha sido y es un ingrediente muy poderoso a la hora de construir la hegemonía cultural del relato neoliberal. Desde hace décadas, los medios de comunicación se han convertido en reproductores y legitimadores de una manera de entender la economía. El potencial es enorme: se hace creer al telespectador que la economía es así, que no hay otra manera ni posibilidad de hacer las cosas, que las decisiones económicas tienen un carácter prácticamente divino, incuestionable. Todo ello lleva a convertir las políticas de austericidio que estamos sufriendo en un simple ejercicio técnico, convirtiendo la economía en algo post-político. Los ejemplos son numerosos y no sólo tienen que ver con el economista de la Universidad de Columbia. Podríamos hablar de la figura del “tertuliano” o, como no, del polémico programa “Entre todos” en TVE1, que también contribuye de forma sutil a legitimar, nuevamente desde una televisión pública, un cambio de modelo social, que gradualmente transita de un de derechos a uno de beneficencia.

Por suerte, existen numerosas voces que tratan de visualizar las connotaciones ideológicas de este intento supuestamente neutral de hacer entender la economía o el modelo social. En el plano económico, la figura del “tertuliano” está siendo cada vez más desacreditada por su tendencia a la “todología” pero también por muchas veces, evidenciar que representan los intereses y valores de determinados actores. Son cada vez más también las publicaciones (“Alternativas Económicas” es un buen ejemplo) que tratan de contrarrestar y deconstruir este pensamiento hegemónico. Recientemente, colectivos de estudiantes de economía de 19 países publicaron una carta en la que reclamaban que en la Universidad se enseñe una economía que no sea “monolítica” y que esté al servicio de la sociedad.

Y es que el problema no es que el neoliberalismo se haga presente, como una de tantas opciones, en medios públicos, sino precisamente que aparezca como un todo indiscutible y que nadie tenga la capacidad de contrarrestar sus postulados. Sería necesario, por lo tanto, que Sala-i-Martín fuera uno entre tantos otros economistas que explican, en función de sus valores y visiones del mundo, los posibles problemas y soluciones económicas. Una televisión pública como TV3 debería garantizar, más que nadie, la pluralidad en este sentido.

*** Artículo publicado originalmente en la Revista Treball de ICV.

xavier_sala_i_martin_20-320x275

Anuncios

4 comentarios en “Hegemonía cultural de sofá”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s