Crisis, movimientos sociales y transformación social

Portades_RES 55 CS.indd

El ciclo de protestas que tiene lugar desde finales de 2010, con el inicio de la llamada “Primavera árabe” (o con anterioridad, si se tiene cuenta el caso de Islandia), puede interpretarse de dos formas distintas:

– Por un lado, desde una perspectiva esencialmente local(¿Qué causas políticas, sociales o económicas internas explican el inicio de la protesta en un lugar en concreto?) y cortoplacista (¿Qué resultados sociopolíticos han sido logrados desde el inicio de la protesta por parte de los actores o personas movilizadas que induzcan a interpretar su éxito o fracaso?).

– Por otro lado, desde una perspectiva más interrelacionada (¿Qué características comparten las diferentes protestas acaecidas desde entonces? ¿Qué novedades presentan?) y en clave de proceso político (¿Cuáles son los significados de este conjunto de protestas sociales a nivel global? ¿Cuál está siendo y puede ser a largo plazo su calado?).

El monográfico sobre movimientos sociales, que lleva por título “Crisis, movimientos sociales y transformación social”, de la Revista de Educación social, es una aportación orientada a profundizar en esta segunda perspectiva de análisis. Los artículos recogidos en el monográfico ponen de manifiesto tres aspectos fundamentales.

En primer lugar, el conjunto de protestas globales (se analizan los casos del #15M en España por parte de Víctor Renes, el del #YoSoy132 en México por Emiliano Treré, el de las recientes protestas en Brasil a partir de una entrevista con Giuseppe Cocco o el de los procesos de movilización estudiantil en Chile, según Juan Ignacio Latorre) presentan características sociopolíticas y socioculturales claramente internas, pero su repertorio de acciones y las demandas de fondo presentan elementos comunes y transversales (tal y como sostiene Oscar Mateos en su artículo).

Segundo, el papel de Internet y de las redes sociales es fundamental en los procesos de movilización (sin ser evidentemente la causa de estos), o como trata de argumentar Ismael Peña-López en su artículo, promueven una suerte de “política informal” (casual politics) que cabe reconocer e interpretar.

En tercer y último lugar, en un marco de creciente desposesión y precarización social, han cobrado fuerza determinadas experiencias que aspiran a la repolitización de la sociedad, a su empoderamiento y a la defensa de lo común, tales como: las llamadas Plataformas de Afectados por las Hipotecas (artículo de Jordi Mir Garcia, João França, Carlos Macías y Paula Veciana), la propuesta de la Renta básica (explicada por David Casassas y Edgar Manjarin), el caso de las Brigadas vecinales de Observación de Derechos Humanos que reivindican el derecho a la ciudad (analizadas por Laura Escudero) o, finalmente, el Vivero de Iniciativas Ciudadanas sobre las transferencias de la innovación ciudadana al espacio público (por Esaú Acosta Pérez, Mauro Gil-Fournier Esquerra y Miguel Jaenicke Fontao).

En definitiva, el monográfico pretende ser una pequeña aportación al creciente debate sobre los movimientos sociales en el contexto de crisis, sus posibles significados, sus características y las perspectivas políticas y sociales que se derivan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s