Sierra Leona: de la “paz virtual” a la “paz positiva”

Sierra Leona celebra hoy, 17 de noviembre, sus terceras elecciones desde que finalizara oficialmente el conflicto armado que asoló el país en la década de los noventa. Los dos principales candidatos a la presidencia son el actual Presidente del país, Ernest Bai Koroma, del partido All People’s Congress (APC), y el líder de la oposición, Julius Maada Bio, del Sierra Leone’s People Party (SLPP), partido que ostentó el poder entre 1996 y 2007. Para entender la coyuntura y los posibles escenarios de futuro vale la pena leer este excelente artículo de Chema Caballero (“¿Qué pasa en…Sierra Leona?”), en el que analiza con detalle  los aspectos más importantes.

Más allá de la coyuntura, me gustaría hacer dos reflexiones sobre dos aspectos relacionados con Sierra Leona: la guerra y la posguerra.

La guerra en Sierra Leona: de los tópicos a la complejidad

De la guerra que afectó entre 1991 y 2002 a este pequeño país de África occidental ya se han dicho y publicado muchas cosas, a menudo utilizando tópicos (“guerra de diamantes”, “guerra tribal”, etc.), a través de reportajes periodísticos o incluso de películas como “Diamantes de sangre” que han querido reducir la complejidad de un conflicto como este a simples caricaturas.

Precisamente, deconstruir este imaginario reduccionista sobre los conflictos en África es lo que han intentado hacer muchos trabajos académicos en los últimos años (destaco un  reciente libro coordinado por Itziar Ruíz-Giménez “Más allá de la barbarie y la codicia” en el que he tenido la suerte de participar y que será presentado próximamente en Madrid), pero también periodistas como Ramón Lobo o Gervasio Sánchez y nuevos espacios de análisis y divulgación de la realidad africana como el blog “África no es un país”.

Esta deconstrucción se ha basado en un tesis de fondo: los conflictos armados africanos son multicausales y en su génesis y desarrollo interaccionan factores de índole tanto interna como externa. Es más, en muchos de estos conflictos es clave entender las dinámicas transnacionales que, en el contexto de globalización, vinculan de manera compleja actores locales, con otros de carácter regional, internacional y transnacional (como es el caso de las empresas de recursos naturales, de seguridad privada, etc.). El caso de Sierra Leona, por ejemplo, no puede entenderse sin una perspectiva histórica amplia que trate de comprender el papel de Reino Unido, o bien durante la guerra, el de empresas de seguridad privada como Sandline International o Executive Outcomes. Para profundizar en este aspecto puede resultar de interés este reportaje del programa “Países en conflicto” de RNE sobre Sierra Leona.

[Este post también profundiza sobre este asunto: “Vargas Llosa y el regreo de Kaplan“]

La posguerra: elecciones y algo más 

Dicho esto, las elecciones que hoy tienen lugar en esta ex colonia británica son considerados como un buen indicador de la “normalidad posbélica”. En un país caracterizado por la inestabilidad política y la existencia de numerosos golpes de estado a lo largo de su historia, celebrar los terceros comicios democráticos desde que finalizara el conflicto armado deben considerarse como buenas noticias. Ahora bien, las elecciones también pueden ser precisamente un telón que oculte las dificultades por las que atraviesa el país, indicando que la paz y la estabilidad no deben medirse estrictamente mediante las urnas, sino también utilizando indicadores socioeconómicos que analicen las condiciones de vida del conjunto de la población.

La reconstrucción posbélica de países como Sierra Leona se han basado en cuatro pilares fundamentales: i) la consolidación del sector de la seguridad (desmovilización y reinserción de ex combatientes, apuntalar una policía y ejércitos fuertes, etc.) y la mejora de la “gobernanza” (instituciones fuertes que hagan cumplir la ley) ; ii) la democratización y la participación (las elecciones aquí son cruciales, pero también, por ejemplo, el proceso de descentralización); iii) la recuperación social (erradicación de la pobreza, empleo, exclusión social, etc.) y la liberalización económica (reformas macroeconómicas), y iv) las medidas relacionadas con la “justicia transicional” (tribunales especiales, comisiones de la verdad y la reconciliación, recuperación psicosocial, etc.).

Elaboración propia

Un balance general sobre estos 10 últimos años en Sierra Leona nos permite ver tres cosas:

  1. El país ha logrado afianzar la estabilidad política y militar, así como algunas de sus instituciones, si bien la inseguridad ciudadana ha crecido en los últimos tiempos;
  2. Sierra Leona sigue adoleciendo de graves problemas como la corrupción generalizada, la pobreza y, lo que es más preocupante, mayores desigualdades socioeconómicas entre ricos y pobres (de aquí, en parte, la creciente inseguridad);
  3. Los problemas del país no se explican únicamente por factores internos, ya que persisten dinámicas vinculadas a unas relaciones internacionales injustas y asimétricas, que, en mayor o menor medida afectan a Sierra Leona, siendo el caso de la pesca ilegal sólo un ejemplo de este problema transnacional (para analizar este último aspecto merece la pena ver el documental “Los hijos de Mama Wata”).

En suma, el futuro de Sierra Leona no sólo pasa por la “securitización” de la realidad, con una mayor y mejor presencia de policía y ejército, sino pasa especialmente por un gobierno que sea capaz de redistribuir la riqueza, de generar oportunidades para una masa de jóvenes excluidos que se concentran en las grandes ciudades o, entre otras muchas cosas, de mejorar en materia de transparencia y de lucha contra la corrupción.

Asimismo, en el futuro de Sierra Leona también es clave una mirada global: sin unas relaciones internacionales basadas en la democratización de las instituciones y en unas reglas de juego que equilibren las relaciones de poder actuales, Sierra Leona seguirá padeciendo, como muchos otros países, las disfunciones de un sistema asimétrico e injusto. O dicho de otro modo, y utilizando el concepto de Oliver P. Richmond, países como Sierra Leona serán el ejemplo de una “paz virtual”, situándose lejos de una “paz positiva”, basada en la mejora socioeconómica del conjunto de la población y en una verdadera justicia global.

Algunos artículos que analizan las elecciones y el proceso actual en Sierra Leona

“¿Qué pasa…en Sierra Leona?”, de Chema Caballero. [Para ver otros posts de Sierra Leona en el bloc “África no es un país”]

“Presidential calculations”, de The Economist.

“Two decades of conflict and democracy in Sierra Leone”, del Institute for Security Studies, escrito por el ex presidente Ahmed Tejan Kabbah.

“Sierra Leone: general elections”, reportaje de la BBC.

“Sierra Leone elections”, de Mats Utas, del Nordic African Institute.

Otros artículos relacionados de este blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s