Recapitulemos…

Esta crisis es una crisis por fascículos. De repente, unos meses hacemos un curso intensivo sobre el futuro del euro, otros hablamos de la burbuja inmobiliaria, otro del déficit estatal y de las comunidades autónomas, y otro acabamos despotricando de Alemania y de su Dama de Hierro o de las penurias de nuestros vecinos griegos diciendo aquello de “cuando veas las barbas de tu vecino cortar…”. En definitiva, hay días que uno tiene un mapa más o menos claro de lo que está pasando en esta crisis y de cómo podríamos salir, si bien hay otros – la mayoría de días, de hecho- en los hay que recurrir torpe y resignadamente a la máxima socrática de que “sólo sé que no sé nada”.

Esta sensación de desconcierto es difícil saber si es inducida por unos poderes políticos que prefieren generar miedo y desconcierto para ir colándonos el cambio de modelo que se está produciendo (al más puro estilo “doctrina del shock”), o bien tiene que ver con una incompetencia supina, que lleva a los ya clásicos “donde-dije-digo-digo-diego”, y que da cuenta de la calidad política de las personas que están al frente de la gestión de esta historia.

Haciendo un ejercicio de recapitulación en voz alta, y por compartir dudas y desasosiegos, a mí me salen varias constataciones, con tempos diferentes:

A corto plazo parece claro que lo que nos estamos jugando es el futuro de Europa y que Alemania se está pasando de la raya, por lo que para salir del atolladero del que nos encontramos necesitaríamos:

  1. Un pacto para salvar a Grecia o bien su salida definitiva del euro, con las posibles consecuencias (o no) que eso podría acarrear para el resto de países de la Eurozona, especialmente para lo del Sur de Europa;
  2. La voluntad de Alemania (estos días presionada por la Francia de Hollande y por Obama, que necesita la recuperación europea para ganar sus elecciones) de fortalecer el Banco Central Europeo y garantizar el compromiso de dicha institución para comprar deuda y salir al rescate del ataque de los especuladores siempre que haga falta;
  3. Que Alemania impulse políticas internas de expansión económica para que el sur pueda recuperar competitividad económica e incrementar sus exportaciones a Alemania.

Además de estas medidas de urgencia, que tratarían de frenar la sangría y el abismo que está suponiendo la austeridad en países como España, existe un debate sobre el futuro de la UE, que en estos momentos se encuentra desorientada y en pleno declive. La sensación es que todas estas medidas pueden adoptarse (lo que implicaría relajar levemente las reformas y tratar de iniciar un tímido proceso de recuperación y crecimiento) como también es factible que nos aboquemos a un escenario de salida del euro y de gran crisis europea.**

Pero más allá de la urgencia, a largo plazo, nos encontramos otros interrogantes que nuevamente parecen aparcados:

a)  Si los recortes en servicios básicos son insalvables, ¿cómo vamos a abordar la factura social resultante de esta crisis: mayor desigualdad económica, exclusión de millones de personas, fin de la universalidad de derechos fundamentales como la sanidad, es decir, una sociedad cada vez más dualizada? En definitiva, ¿quién y cómo se encarga de rescatar a las personas?

b) Si la salida es más crecimiento, ¿cómo vamos a afrontar los retos -también urgentes- que tiene el planeta, teniendo en cuenta el crecimiento chino y el de otros países emergentes? ¿Una salida hacia adelante significa directamente hipotecar la vida y la salud de la tierra para las generaciones futuras y para el conjunto de las especies? ¿Pero no nos habíamos comprometido vía Protocolo de Kyoto a controlar las emisiones de CO2 y garantizar el futuro de la tierra? ¿Pero no habíamos proclamado el sinsentido de este sistema de consumo en términos ecológicos y éticos?

3) Si al final todo tiene que ver con el gasto irresponsable de las administraciones públicas (que haberlo haylo), ¿nadie va a pedir cuentas a los principales responsables de la burbuja inmobiliaria y a los responsables de la principal deuda que, en el caso español, es privada y que ha sido estatalizada en los últimos años? ¿Banqueros, directivos empresariales, políticos irresponsables no van a recibir otro castigo que indemnizaciones millonarias mientras la factura de la crisis se socializa? ¿Nadie va a responder por Bankia? ¿Ningún partido político va a explicar cómo piensa dejar de depender de los créditos de las grandes entidades financieras? Y lo que es más preocupante, ¿nadie va a proponer un debate público y social sobre el modelo de sociedad que queremos o sobre el sentido que en un momento como este, y tras todo lo que ha llovido, tiene la democracia, dentro y fuera de Europa?

Si no somos capaces de responder a estos últimos interrogantes, da la sensación de que será “pan para hoy y hambre para mañana”, por mucho que algún día se retome la senda del crecimiento. Además, dicho sea de paso, por la cara de tontos que se nos va a quedar todos…

** Si alguien me puede ayudar a completar, matizar o, directamente, a corregir esta breve recapitulación personal, se lo agradezco.

Anuncios

3 comentarios en “Recapitulemos…”

  1. Oscar, no sé què completar… Ni sé buscar respuestas, sólo sé que un país en el que la clase media está desapareciendo para llegar a una sociedad totalmente dualista, -los que pueden y los que se quedan en la cuneta- es un país a la deriva… porque a mi también se me plantean esos interrogantes y más. Y ayer sentí mías las palabras el Evagenlio: “¿Qué hacéis ahí plantados mirando al cielo?” Y la llamada a mirar a la tierra en la que vivimos. Pero con una esperanza: “Yo estaré con vosotros hasta el fin de los tiempos”. No puedo separar estas dos miradas, al menos para mirar a los que me rodean con los ojos de Él…

  2. Realmente un ben inicio, con ansias de profundidad. Mi sensación, quizás la más dura de comprender es nuestra paralisis, la incapacidad de respuesta ante todo lo que expones… a qué esperamos?! Hasta en mi misma reconozco un adormecer anestésico del que des mi posición des de la función pública se generan unas resistencias enormes a ser nosotros mismos.
    Ya en lugares menos comprometidos (porqué no hay el pan de la familia en juego), entre amigos, te reconoces un estado de frustración, de limitación hacia el cambio y te preguntas si lo que nos pertenece con responsabilidad es una rotura absoluta…miedo!! una revolución?!
    No lo dudas, pero como dijo un gran sabio es cierto que toda revolución necesita un tiempo para instaurarse, ojalá no sea demasiado tarde cuando encontremos la fórumla para el cambio, para decidir quienes queremos ser.

  3. Gracias Viqui y Marta por los comentarios que hacéis. La verdad es que aunque el 15-M ha revitalizado gran parte de la reacción social a la crisis, sigue existiendo un clima de parálisis en muchos sectores, que cada día que pasa se hace más anodino por la desproporción de las soluciones que se están tomando y que están afectando únicamente al conjunto de la sociedad (familias, pequeñas empresas, …). Uno no sabe si un día se producirá un levantamiento repentino y quizá un escenario que no imaginamos, o bien si los tempos son lentos y si lo que ya se está gestando es un cambio social que está transformando los valores culturales poco a poco. El caso es que tenemos la responsabilidad histórica de no ser espectadores ante tanta injusticia, sobre todo la que afecta a esas familias desahuciadas y encima hipotecadas de por vida. Quizá los pequeños y concretos objetivos sean el camino en este momento. Por eso, son geniales discursos que contrarrestan un poco el “sentido común”, como este de Ada Colau y las PAH: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=4tNbXwgI22E

    Muchas gracias por responder al artículo.

    Un abrazo,

    Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s